Naufragio

Lanzo esto con la ilusión de que el hilo que siempre nos ha unido lo haga una vez más. Espero que puedas leerlo y hayas encontrado la forma de sobrevivir a esta experiencia tan avasalladora y sobre todo que aun te queden fuerzas y energía para intentar volver a casa, porque sé que tu esperanza, al igual que la mía, no termina tan fácilmente, somos románticas y aún pienso que la naturaleza nos cuida.

Tengo que explicar primero lo que sucedió conmigo después de ese día, es imposible escribirte sin pedirte una disculpa por no ser capaz de rescatarte también. Estábamos en Mérida, era temprano cuando conocimos a un grupo de personas que nos invitó a dar una vuelta en barco, pensamos que estaba bien, eramos al rededor de 10 mujeres y hombres, además un viaje en embarcación completamente gratis es difícil de rechazar, claro que nunca nos imaginamos lo que pasaría posteriormente y aún ahora no es fácil creerlo.

Todo estaba bien, platicas interesantes con personas fabulosas, viendo los paisajes más lindos, subidas en un barco hermoso, te notaba feliz y yo me sentía igual, no somos expertas en navegación, sería la segunda vez que viajábamos en una embarcación, pero confiamos en que el capitán sabría perfectamente hacia donde nos dirigíamos, después nos enteramos que no existía alguien con tal cargo, que solamente avanzábamos en modo automático y que durante la noche el barco siguió avanzando.

Recuerdo que bebimos toda la noche, después hubo un choque y te perdí de vista, todo se salió de control, el barco perdió estabilidad y caímos al agua, aunque la nave siguió de pie y avanzando. Escuchaba gritos, y vi algunas cosas flotando en el mar, pero nunca más te vi a ti. La oscuridad no me dejaba apreciar nada al rededor,sin embargo decidí hacerle caso a mi instinto, nade hacia la luna y encontré la superficie de un lugar, al llegar traté de calmarme, de pronto observe a algunos de nuestros acompañantes nadando en mi dirección, los ayudé a acercarse al área, todos estábamos ahí menos tú, nos supe de ti.

Hoy estoy aquí, lanzando botellas al mar con este mensaje en diferentes direcciones, pues tengo la esperanza de que estés navegando por ahí, que no hayas podido bajar del barco y que en algún momento lograras llegar a una playa, pero sobre todo que tengas la intención de volver, te escribo porque sé el mar te cuida y que alguno de estos mensajes llegará hasta ti, sabes que te espero, te quiero y navegaré lo necesario para encontrarte, la naturaleza es nuestra aliada y siempre nos vuelve a juntar.

Si lees esto vuelve a casa Marlee.

 

Anuncios

Me gusta tu pancita

Me gusta tu pancita, explorarla, revisarla y sentirla calientita a pesar del frío del ambiente, me encanta su textura, tu piel lampiña que me deja acariciar una superficie tersa y suavecita de la que no me quiero despegar. Disfruto tocar los músculos de tu pancita, medio firmes aunque no tanto, porque al apretar se pueden sentir tus costillas delgaditas, también me agrada la sonrisa que se dibuja en tu rostro cuando encuentro tus huesitos, que las caricias de mis manos te den consquillas y se erice tu piel para dejar de ser tan lisa. Me fascina tu pancita, como tus muslos y tus ojos, pero más tu pancita, el tatuaje de tu ombligo, el sabor de tu abdomen, la temperatura de tu dermis.

Lluvia

Parece que va a llover, y no sólo por el clima, también por los ojos. La lluvia también avisa cuando está llegando al cuerpo, se sienten los truenos, viento en la garganta, igual en la piel, poco a poco sube la sensación térmica, de pronto las lagrimas brotan, una a una, tranquilas, tiempo después se desata la lluvia, un rato parece que el mundo se va a acabar, incontrolable y peligroso, pero no tarda en volver la calma porque nunca llueve por siempre.

Los días nublados son mis favoritos, aunque también me destruyen, como todo lo que amo. Hoy amaneció nublado, parece que va a llover pero aún no puedo predecir cuándo, de repente truena, después hay viento y pienso “por fin llegará”, sin embargo no es así, sólo me engaña. Entonces he preferido no hacer muchas cosas hoy, no lavar la ropa ni preparar la comida, simplemente saldré a esperar la lluvia, porque lo lindo de ella es sentir que te moja sin nada que tu cubra, no importa que haga frío, el agua me recuerda que la naturaleza me habla, con eso disfrazo mi tristeza, camuflajeo el llanto que provoca la nostalgia que destroza esta mente perturbada, la lluvia y la soledad son compañeras que te rompen y te avientan al vacío.

Ahora estoy aquí, sentada en frente del lago a quien constantemente le hablo en momentos como estos, tratando de encontrar respuestas en las ondas del agua. Reflexionando he notado que no confío en los humanos, continuamente pido ayuda a la naturaleza, porque es más sabia, menos egoísta y siempre tiene tiempo para ti, Sigo esperando la lluvia del cielo y así sincronizarla con la lluvia de mi alma, no me permitiré que una llegue antes de la otra, deben salir juntas y que nadie note que me encuentro tan sola, no por no estar rodeada de gente, sino por no hallar con quién hablar de los temas que creo importantes para sanar mi conciencia.

Lluvia sáname el corazón y la mente, que tus gotas acompañen mi vacío existencial, que el viento se lleve mis pensamientos dañinos y que los truenos me recuerden lo incontrolable del entorno, ayúdame a disipar mis deseos peligrosos, a dejar de devorar sentimientos tóxicos, a salir por la calle con la cabeza prendida, sin que mis manos cometan errores de pasaje. Limpia mi cuerpo y mi conciencia que eres mi única aliada, la que nunca me dice que no, porque siempre que viene tiene tiempo, para mi y quien se acerque.

 

Noticias frescas

Tengo 12 años y estoy en la mira de todos, parece que es un tabú ser un niño inteligente y que te guste estudiar, convertirte en un chico dotado lleva consigo una gran responsabilidad pues también existe mucha presión, primero de quienes no creen que puedo lograrlo, que finjo estar interesado por la física y la química, segundo de la familia, ya que tienen que apoyarme en todo momento porque saben que no es fácil un paso tan grande para alguien tan joven.

El lunes inicio mis clases, estaré cursando la licenciatura en Física Biomédica que imparte la UNAM, seré la persona más joven que haya estudiado en esa institución y estoy emocionado aunque también nervioso; me entusiasman mis lecciones, lo que voy a aprender, y sobre todo la posibilidad de curar a quien lo necesite, pero tengo miedo, de tener que demostrar que puedo, de estar en un lugar donde todos son adultos, de saltarme la adolescencia y convertirme en un académico a tan poca edad.

A veces pienso que mi inteligencia es una bendición y maldición, porque debido a ella no disfruté mi infancia, no jugué, siempre estudie, pero también estoy contento, de poder entender cosas tan complejas a mi edad, de quitarme esa venda de mis ojos y tener la oportunidad de salvar al mundo, todo tiene sus pros y sus contras, aunque espero tener mucho tiempo, para en algún momento alejarme de esto y simplemente ser humano.

Calcetín Rojo

Clara sentía emoción, era la primera vez que vería a Raúl después de aquella noche que despertaron abrazados . Quedaron en salir de fiesta , pasar una velada de bar en bar en el centro de la ciudad , era evidente que nuevamente dormirían juntos , pero encontró un problema , acaba de volver del trabajo y al buscar la ropa que iba a vestir descubrió que todo en su armario estaba sucio . Entre escombros y licor halló una muda limpia , falda corta , blusa casual y botas , recordó que tenia un par de calcetines limpios en la lavadora , sin embargo , al ir a buscarlos sólo apareció uno , ¡calcetín rojo ! , ¡calcetín rojo ! , ¿dónde está ese calcetín rojo ? – pronunciaba mientras daba vueltas de cuarto en cuarto , buscando bajo la cama , bajo el sillón y en cada rincón de la casa .

Eran las 5:30 y quedó con Raúl a las 6 , pensó en que llegaría un poco tarde , pues no saldría de casa hasta haber encontrado aquel calcetín rojo , no tenia otra opción , los demás pares estaban sucios y el único par de calcetines limpios tenían hoyos , no podía ir así a la cita , sobre todo si dormirían juntos , en algún momento tendría que quitarse los zapatos . Clara pensaba ; ” ¿y si cuando tenga la oportunidad entro al baño rápido y me quito los calcetines para que no note que están rotos ? , o no me llevo nada puesto , pero , ¿y si me sudan los pies y empieza a oler mal ? , puedo ponerme talco , con eso evito el mal olor , ¿pero si igual no funciona ? , mejor encuentro ese calcetín , quiero pasar una noche tranquila sin estar pensando en si me huelen los pies o si mis calcetines están rotos ” .

Eran las 6:30 cuando Clara recibió una llamada de Raúl para preguntarle si aún tardaba , ella comentó que estaba a punto de salir , que tuvo un inconveniente pero ya no demoraría . Clara colgó y se sentó en el sillón frustrada , observo su habitación hecha un desastre por remover todo el lugar , de repente brincó ; ¡Qué tonta ! , ¡pudo comprar unos estúpidos calcetines en Walmart ! – . Entonces salió apresurada , pensando en el tiempo que había perdido teniendo un centro comercial frente a su casa .

Literatura

A veces siento que no puedo contra mis emociones, ellas van ganando desde hace un año, siempre se quedan con la mayor parte y lo arruinan todo, me echan a perder.

Creo que me gusta más llorar que reír, porque después del llanto todo se siente mejor, más tranquilo, menos duro, y la risa es pasajera, fingida, pocas veces a sido auténtica.

Necesito una terapia esta noche lluviosa. ¿Dónde están los lobos esteparios? necesito quejarme de la vida.

Qué belleza

Qué belleza de ojos,

oscuros como capulín,

pestañas de fresno.

Qué belleza besarte los ojos,

acariciar con los labios tus sabanas,

comerme las lágrimas y volverlas amor.

Qué belleza de ombligo,

el circulo de la aceptación,

el permiso hacia tu olor corporal.

Qué belleza tenerte entre escombros y licor,

tendido, atrapado, saciado.

Qué bello.