Hace 3 meses inicié un aprendizaje que había pasado desapercibido toda mi ida; mi cuerpo. Jamás se me inculcó la idea de cuidar y mantener al cuerpo en buen estado, -30 minutos diarios de ejercicio- es lo que sabemos por campañas de salud y muchas personas tienen estos hábitos, sin embargo, yo jamás había movido un músculo de manera placentera sin que las instituciones educativas me obligaran, los profesores de Educación Física eran los verdugos.

 

 

Tan corto como mis miedos

Me he contado el cabello,. ¡Si!, dramáticamente, ¡Si!, muy corto; lo mas corto que lo he tenido jamás.

Tengo muchas razones por las cuales decidí tomar esta decisión, primero que otra cosa puedo asegurar que la sociedad mexicana aún no esta preparada para aceptar a la humanidad con sus diferencias, es decir, ¿que de malo tiene tener un peinado distinto?, ¿eso es motivo para discriminar?, ¿por què es tan difícil aceptar que independientemente de la orientación sexual, religión, o gustos en general todos tenemos las mismas capacidades para desarrollarnos perfectamente en cualquier ámbito?

Bueno, pues después de ser discriminada en 2 trabajos por traer dreadlocks, luego de comentarios groseros de mi familia, miradas grotescas en la calle y un sin fin de situaciones, decidì cortarme el cabello, primero porque odio que intenten definirme por mi peinado, segundo porque queria desprenderme del gran peso que representa el retirar el cabello largo de una mujer.

Ya había estado preparándome para este cambio y sin embargo, sincerandome, después de hacerlo aun sigue siendo difícil aceptar el cambio. Primero, porque evidentemente todos me dices que no debì hacerlo, que me veo mal, o que me falta un tornillo, y aunque quiera hacerme la dura y decir que no me importa lo que digan, es cierto que ese tipo de comentarios no ayudan para nada en este proceso.

He iniciado una transcripción para poder aceptar mis aspecto tal y como soy, ésta soy yo, me guste o no, y lo único que puedo hacer al respecto es aceptarme, mi cabello no me define, sin él sigo siendo yo.

 

Mr. F

Esta noche ha sido difícil, de esas que por mas que intentas no puedes dormir, solo das vueltas en la cama intranquila y piensas en un sin fin de cosas. Esta mañana desperté igual, intranquila.

Intranquila porque me extraño.

Intranquila por ti.

Intranquila por el día, la costumbre y la ansiedad.

Intranquila por  el clima.

Evidentemente, intranquila por tu ausencia.

 

 

Y como pasa el tiempo

Es increíble como pasa el tiempo tan rápido y resulta ser imperceptible para la mayoría. Hace un par de días que he cumplido 21 años y aún no asimilo tener la edad, me cuesta trabajo aceptar que mi adolescencia terminò; adiós a las comodidades de vivir con los padres y preocuparse por trivialidades, hola al pago de servicios y la búsqueda de un trabajo.

Lo mas curioso es que me he dado cuenta de la manera mas patética y trivial que los años no perdonan, ni siquiera en mi cumpleaños reflexione al respecto. Una serie animada me vino a recordar que mi adolescencia termina junto con la saga; “Naruto”, aunque suene ñoño y estúpido, termina sus capítulos en los próximos meses, ¡Que sorpresa recordar que inicie a ver la serie cuando apenas tenia 12!, ¡Oh!, ¡Quién lo diría!, que a a partir de ello estarìa 9 años sintonizando la continuidad de la historia. Me arraigué tanto a los sentimientos de los personajes que no pude evitar llorar al saber que acabara, y aunque suene estúpido, esto va aunado a recordar todas las vivencias que he pasado a lo largo de 9 años, -vivencias que obviamente no están ligadas a la serie-, simplemente el transcurso de los años.

Recuerdo mi HI5 en aquel 2006 repleto de fotos de Hinata, ¡Qué barbaridad!, ¡Cómo pasa el tiempo!. No sé que recordaré en 10 años.

naruto_de_nino_hd

Mi vida actual en 6 parrafos

baÚltimamente he estado sometida a cambios drásticos en mi vida, desde dieta, hábitos, emociones y más. Lamentablemente esto ha traído conflictos en mi cuerpo que pueden empeorar si no encuentro el equilibrio y me vuelvo cuidadosa.

Primer cambio importante: Después de una vida de sedentarismo y literalmente,  ¡una vida!, he iniciado a realizar ejercicio, ¡sí, aunque no lo crean!, ¡por primera vez estoy moviendo el cuerpo y es fabuloso!. Mi complexión desde pequeña ha sido delgada y por ello jamás realicé ejercicios físicos, lamentablemente en México la gordura u obesidad es pauta para realizar ejercicio, aquí, -o por lo menos en el contexto donde yo crecí-, no existe la cultura de realizar actividad física por salud y de manera constante, el ejercicio se lleva a cabo cuando el médico lo receta como obligatorio. Yo decidí iniciar mi proceso en la danza, ya que en algunas ocasiones quise entrar a gimnasios o salir a correr pero prefería quedarme en casa a perder el tiempo pues me daba flojera, pero ahora, al asistir a danza, me alegro del momento en el que llega la hora y puedo comenzar a bailar pues es algo que me encanta y  hago con gusto.

Llevo a penas unos cuantos meses y aunque es difícil y sobre todo doloroso lograr que tu cuerpo reaccione al movimiento, sin duda es una experiencia hermosa el sentirte vivo al moverte.

Segundo cambio importante: Realizo “danza prehispánica”, “danza guerrera!”o “danza Azteca”, como quieran llamarle, algo importante y simbólico de las culturas originarias de mi país. Además de la actividad física esta danza conlleva un nuevo estilo de vida basado en el respeto por la naturaleza y los cuatro elementos, equilibrio entre tu cuerpo y la energía del universo, por ello es necesario trabajar cuerpo y mente para conseguirlo, armonía entre tu existencia y los demás seres vivos. El proceso es largo, no creo aún estar preparada para hablar sobre los frutos de este cambio, sin embargo, más adelante me agradaría relatares algunas situaciones que me han desconcertado en mi iniciación con ese proceso, ¿Será que realmente los elementos pueden comunicarse con nosotros?

Tercer cambio importante: Me mudé de casa, ahora vivo cerca de mi universidad. La noticia en un principio me emocionaba, después el proceso se tornó hacia el miedo y así siguió hasta que por fin dormí en otro techo, luego llegó la depresión, extraño mi casa, la compañía de mi familia y la comodidad de mi espacio. La sociedad mexicana es muy tradicionalista, así se nos enseña, a quedarnos en el nido aunque nos casemos, alejarte de la familia -cosa considerada casi sagrada-, es difícil y aunque yo creí que conmigo las cosas serían distintas, que no me importaría ni los extrañaría, puedo asegurar que estoy sufriendo… de verdad, es difícil vivir en otra casa con personas que apenas conoces. Extraño la libertad de llegar y primero que otra cosa quitarme los zapatos para andar por todos lados descalza, dormir a cualquier hora con miles de cosas sobre la cama, levantarme después de mi ritual de 5 alarmas apagadas y bañarme a la hora que sea. El problema de vivir con 6 personas y compartir cuarto con una de ellas es que no hay confianza, automáticamente debe haber limitaciones como no poner música si la otra está estudiando, bañarse todas por la noche para gastar menos gas y agua,  levantarte sin hacer ruido para no despertarlas y hasta tomar turnos para usar la cocina. Sencillamente es un proceso que me está costando trabajo y que lamentablemente me ha traído consecuencias físicas.

Cuarto cambio importante:  El medico me ha diagnosticado “colitis”, un padecimiento estomacal ligado con el intestino irritado, este malestar es generado por la mala alimentación, estrés, cambios drásticos de humor, y poca actividad física; el estomago se inflama y duele de manera constante, sencillamente es terrible… Lamentablemente, según me han orientado, es un padecimiento que ya no se erradica, sólo es posible controlarlo. Puedes evitar que reaparezca por mucho tiempo siempre y cuando se lleve una dieta balanceada y evites el estrés. Bueno, intentaré controlarlo, aunque con toda la revuelta en mi cabeza, en mi dieta y en mi vida, espero lograrlo.

 

Yonqui obligada

No era la primera vez que me encontraban en la playa después de días sin verme, al parecer era sábado pero yo salí de casa en lunes. Mis padres habían comenzado a perder esperanzas cuando alguien encontró mi cuerpo enrojecido y lastimado por el sol.

¡¿Otra vez intoxicada?!, ¿crees que esto nos parece gracioso?,- preguntaba mi madre mientras la enfermera insertaba el catéter de suero en mi muñeca izquierda-, ¡No puede ser posible que al final de cada mes tengamos que buscarte por más de 5 días y el resultado sea siempre el mismo, estoy harto de esto!, -pronunciaba mi padre entre sollozos y desesperación.

Lo que ellos no saben es que el profesor de biología me ha obligado a consumir sustancias con tal de aprobar su materia, ¡de verdad!, sé que es difícil de creerlo, pero simplemente se ha negado a evaluarme conforme a mi trabajo diario.

Todos conocen mis problemas de adicción, es algo bien sabido por la comunidad estudiantil y vecinal, sin embargo, lo estoy haciendo de manera forzada,  intenté comentarlo con mi orientador, pero seamos honestos, ¿quién le creerá a una joven de 18 años con problemas de drogadicción? y no es que yo lo haya iniciado, ¡mi profesor me obligó!.

 

 

Fuera de casa

Hoy les tengo las nuevas buenas-temorosas; por primera vez estoy viviendo fuera de casa. Me agradaría decir que me he independizado pero sería una afirmación falsa, sigo viviendo a costa de mis padres…

Debido a que me encuentro en uno de los trimestres más complicados de mi carrera, -complicado en el sentido de exigencia-, he tenido que mudarme cerca de mi unidad académica.

Tengo un horario de 7 de la mañana a 2 de la tarde, pero, algunos días de la semana  debo quedarme en la escuela a tomar conferencias en horario de 5 de la tarde a 8 de la noche. A simple vista no parece complicado, sin embargo, no estoy tomando en cuenta el tiempo que tardo en trasladarme de mi casa a la universidad, aproximadamente dos horas o dos horas y media dependiendo el trafico, esto quiere decir que pierdo entre cuatro y cinco horas diarias  por lo que debo salir de mi casa a las 5 am para poder llegar a las 7 a la U, y al salir a las 8 de la noche llego a casa entre 10 y 10:30 pm.

El horario puede aún no sonar muy alarmante, pero les recuerdo que vivo en el Estado de México, uno de los estados con mayor indice en feminicidios,violencia y delincuencia, por lo que, -aunque suene sombrío- las calles suelen ser el peor lugar para estar y uno debe andarse cuidando la espalda.

Mi padre suele acompañarme a la parada del autobus en la madrugada, sin embargo, era peligroso tanto para mi como para él caminar por las calles oscuras a las 5 am, así que fue decisión de mi viejo hacer un esfuerzo por pagarme una renta cerca de la unidad y evitarnos sustos.

El país mexicano es muy “familiar”, los hijos se casan y van a vivir a la casa de los padres, es raro que busquen independencia, así de tradicionales somos, y a pesar de tener 20 años, no puedo evitar sentir nostalgia al saber que no dormiré acompañada de mi familia el día de hoy.

Pero bueno, una nueva etapa me espera y debo aprovechar la oportunidad…

Denme consejos amigos independizados, como ahorrar, como evitar discusiones con mis rommies, qué hacer en caso de quedarme sin dinero, no sé, ¡hablen!.

Una vez más

Al parecer esta no es la primera vez que hago promesas banas para darle un giro a mi blog y escribir más. La escuela, pareja, hobbies y contratiempos hacen más torpe la dinámica en este espacio, o en ocasiones, aún teniendo el tiempo para relatar algo, simplemente me quedo sin ganas o inspiración. Pero bueno, que no caigan las sonrisas porque haciendo honor al nombre de la página la inspiración  ha llegado inesperada mente y heme aquí escribiendo.

Llevo más de un año plasmando mis pensamientos, cuentos y reflexiones en este lugar, algunas  personas me acompañan en este espacio siguiendo mis textos y agradezco infinitamente que gusten de este lugar. Jamás he escrito algo personal que se refiera a vivencias diarias, aunque, es cierto que en mis cuentos suelo disfrazar hazañas y  cambiar nombres que han inspirado el relato de un texto. Bueno, a lo que yo me refiero es que a diferencia de algunos blogeros leídos, no comparto mis experiencias diarias con ustedes, sin embargo, tal vez sea tiempo de intentar hacerlo.

Últimamente me he sumergido en actividades que me han hecho reflexionar y comprender una realidad distinta a la acostumbrada, me gustaría relatarles algunas de ellas y saber lo que piensan al respecto, obviamente, también pretendo seguir escribiendo algunos cuentos y poemas característicos de este blog.

Un saludo a todos y gracias por hacerme saber que no estoy sola en esta red de locos.

Sigamos volando montando palabras…

bfebrero.JPG

 

 

¿Será el amor culpable?

Las relaciones afectivas que conllevan al apego  emocional hacia otra persona suelen llenarse de conflicto. El amor, es un sentimiento  acusado de desgraciado, dulce, agrio y amargo, que normalmente suele desconcertar a más de una pareja en cualquier instante del día, pero… ¿será el amor el culpable de esos malos entendidos, peleas y llantos?  Desde mi perspectiva, no lo es.

Sabemos que todo es completamente subjetivo, la definición de amor no es excepción y para mi podría significar algo que para otro resultaría inaudito, sin embargo, me atrevo a decir que para muchos puede existir la similitud de considerar al amor como un sentimiento que conjunta el aprecio, apoyo, respeto, gusto y seducción hacia otra persona.

Pero… ¿el amor es también tristeza, enojos, y celos? Definitivamente no. Se trata de otros sentimientos que giran en torno a la vida diaria del hombre cambiante, y por supuesto que es posible apreciarlos de manera conjunta, por lo que, resulta normal amar a una persona pero al mismo tiempo estar enojada con ella por “X” o “Y” situación.

Entonces no es el amor el culpable de tantos fracasos afectuosos, el amor no tiene ni un milímetro de culpa, el problema es que se ha generalizado el uso coloquial de frases como “estoy sufriendo por amor”, “el amor es complicado”, pero estas oraciones terminan siendo una falla lógica al utilizar el lenguaje No sufrimos por amor, sufrimos por inseguridades propias, dependencia o desconfianza, el amor no es complicado, se trata, mejor dicho, de nuestro humor cambiante o malas decisiones.

Bueno… mi postura al defender este sentimiento me parece en cierto grado graciosa, pero bueno, tenía tiempo sin escribir. xD

Si alguien me lee, le envió un gran saludo desde tierras mexicanas.